domingo, 25 de diciembre de 2011

Chi vivrà verrà. Veremos

Felices días de Navidad a todos los visitantes y, por favor, intenten ser felices, que como bien reza el refranero: "La vida es corta y pasarla alegre es lo que importa".


Es lo que hicieron los miles y miles que por aquí vinieron a reunirse y celebrar no se sabe qué, porque el patio no está para muchas celebraciones, pero -eso sí- por anticipado por si después no hay lugar. Lo que toca es unirse al coro de los buenos deseos y de los gestos de bondad, paz y felicitaciones, sólo sinceros si reflexionamos sobre nuestra actitud ante la felicidad de los que no la tienen ni por asomo, que son legión en estos días de privaciones y austeridad que son y que se avecinan.



He encontrado este artículo de José Sánchez Rojas, discípulo de Unamuno, y del que ya hemos hablado aquí antes, publicado en El Adelanto el día 30 de diciembre de 1910. Como si fuera hoy. Hace cien años también había crisis y yernos:

La Crisis

La crisis; he aquí el tema de actualidad. Saldrá Burell; saldrá Merino; saldrá Calbetón. Otros dicen que saldrá Aznar. Otros quieren que salga Arias de Miranda. De Ruiz Balarino nadie se acuerda. De García Prieto tampoco. Y suenan nombres para todos los gustos, fechas para todos los calendarios y derivaciones políticas para todos los discutidores de café.

Julito Burell es seguro que salga. No ha de lamentarlo mucho el propio interesado. La gente aspira, no a ser ministro, sino a ingresar en la masonería secreta de los exministros.

No se trata de cobrar, entre sustos y sobresaltos, seis mil duros; se tira a cobrar las siete mil quinientas pesetas en paz y en gracia de dios. Merino saldrá sin gloria ni provecho, como entró, siendo tan yerno de su suegro y tan conde de Sagasta y tan cacique de León como el primer día. Calbe
tón, fuera del banco azul, será la gallarda y amplia figura de otras veces. De Cobián se dice finalmente, que saldrá del caserón de la Calle de Alcalá, para reponer su quebrantada salud.
Enlace
La gente ministrable se mueve que es un placer. Gasset, Alba y Fernández Latorre, cuentan hoy con grandes posibilidades de endosarse el uniforme y el incómodo sombrero. Francos Rodríguez también quiere dejar la pesada carga de la alcaldía por la dulce poltrona de Instrucción Pública. No falta quien quiera llevar a este Ministerio a nuestro buen amigo don Ángel Pulido. Hay más días que longanizas y más candidatos que poltronas vacantes. Chi vivrà verrà.


Detrás de los ministrables zumba, como abejas en colmena, el menudo mundo de los subsecretarios, directores generales, inspectores, jefes de negociado, gobernadores civiles y diputados novatos sin dietas. Los asaltos a la puchera nacional han de ser, seguramente, pintorescos. No nos regeneraremos, pero estrecharemos la mano de tantos y tantos ciudadanos que tienen como ideal disponer de cien empleos, el de dejarse llamar usias por mil porteros, el de dejarse sobar por todos los hampones castizos de la villa y corte.

¡Bien poca cosa, en efecto, pero todos somos contentadizos y modosos en este país!
Publicado en El Adelanto de Salamanca
José Sánchez Rojas.

Madrid, diciembre 1910

9 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

Preciosa tu Salamanca navideña.

Ese artículo tan oportuno nos dice que no hay nada nuevo, ni la crisis es nueva.

Besos, Pancho.

Manolo dijo...

Me quedo con el primer párrafo de esta entrada y te la aplico.
El resto ya nos resulta conocido: "No hay nada nuevo bajo el sol".
Un abrazo.

Aldabra dijo...

que triste comprobar, que aunque pasen los años, siguen sucediendo las mismas cosas con otros nombres.

biquiños,

Aldabra dijo...

Sabía que te gustaría la palabra faragulliña porque eres un gran amante de las palabras y que te pasa como a mí, que nos gustan las palabras por sí mismas, desnudas.

Cuando pensaba en este texto, se me vino a la cabeza esa frase, en gallego, porque a veces pienso en las dos lenguas al mismo tiempo, y la una no tiene porque excluir a la otra; yo creo que las dos pueden convivir en armonía, al contrario que muchos. En fin, todo es admisible.

Me pasa lo mismo que con faragulliña con palabras como brétema, maresía, solpor, laio, bágoa, avelaíña, asolagar... (niebla, mar gruesa, atardecer, lamento, lágrima, mariposa pequeñita, inundar...)

no sigo que me pierdo.

biquiños,

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Además, de nuestros miedos se construyen fortunas ajenas.

Myriam dijo...

¡¡No puedo creer como se llenó la Plaza a tope y con lo grande que es!!

Besos

Asun dijo...

Que tengas un muy buen fin de año y un muy FELIZ 2012.

Besos

Paco Cuesta dijo...

Siempre creemos que lo que nos ocurre es nuevo. Pero no, es cíclico

María dijo...

...parece que ell tiempo se mueve de forma circular (y no lineal; como nos muestra este artículo de 1910).
Habrá que quedarse con lo positivo y CARPE DIEM!