domingo, 24 de enero de 2010

Agorafilia





En poco más de dos siglos de existencia, la Plaza Mayor, regalo borbónico a la ciudad, ha sido zoco y ágora, paseo giratorio en opuestos sentidos de caballeros y señoritas, noria de ocio, plaza de toros y ajedrez viviente, escenario retórico de exaltación política y poética, teatro y balcón, solarium de entretiempo, corro de jubilados, reloj y multicentro.


Aníbal Núñez (poeta), Pequeña guía incompleta y nostálgica de Salamanca, 1995.




Los estudiantes de Derecho en la tradicional celebración del Codex de 1968.


Nada nuevo descubrimos al decir que los salmantinos aman su Plaza Mayor. No hay acontecimiento que se precie que no aspire a tener sus piedras de testigo.

Ajedrez viviente en 1974.

Las fotos en b/n están escaneadas de El siglo de Salamanca. Tribuna de Salamanca. 2004

5 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Preciosa esa plaza Mayor. Me ha traido el recuerdo de una anécdota. Cuando trabajé en la ONET de Toronto (Oficina de Turismo) recibí una carta de una jóven canadiense con la foto de una plaza. Ella decía que era la de Salamanca pero su novio decía que no, que era la de Madrid. Como había hecho una apuesta con él, quería que le confirmáramos cual era. Le dije que sí, que era la de Salamanca. Despues del esfuerzo, me alegré de que ella ganara la apuesta. Besotes, M.

Myr dijo...

Tendré que visitarla....

BIPOLAR dijo...

Qué gozada, ¡un ajedrez viviente! Si yo fuera Reina, tendría uno particular.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

en efecto, echémonos a la calle para que no nos la roben

pancho dijo...

Merche: Las dos son lugares que conservan el sabor de tiempos pasados que no se borran, herencia de generaciones.

Myr: La próxima vez que te bandees por España, no puedes faltar, a menos que quieras que te pongamos falta en este Oeste sin cowboys ni caravanas.

Bipolar: ¿No te conformas con el consorte?

Pedro: Otra cosa se podrían llevar, como se están llevando, pero la Plaza tiene tanto peso de Historia que ni lo intentan.

Encantado de vuestra visita y comentario. Un abrazo a todos y todas (no me vaya a pillar la ministra de la igualdad).