domingo, 12 de junio de 2011

Bosque de piedras que arrancó la historia




Hoy.

Este es el aspecto que presenta la muralla una vez  comenzada la demolición de las casas adosadas a ella. Como si hubieran sido arrancadas a la historia.

Ayer. 1991.


Antier.

MI SALAMANCA

Alto soto de torres que al ponerse
tras las encinas que el celaje esmaltan
dora a los rayos de su lumbre el padre
Sol de Castilla;

bosque de piedras que arrancó la historia
a las entrañas de la tierra madre,
remanso de quietud, yo te bendigo,
¡mi Salamanca! […]

Al pie de tus sillares, Salamanca,
de las cosechas del pensar tranquilo
que año tras año maduró en tus aulas,
duerme el recuerdo.

Duerme el recuerdo, la esperanza duerme
y es tranquilo curso de tu vida
como el crecer de las encinas, lento,
lento y seguro.


Miguel de Unamuno. "Poesías", en Poesía Completa. Alianza Editorial






 
Últimas imágenes antes del derrumbe.





 
Aspecto que tenía la muralla antes de que le adosaran "las casas de la muralla". Diez años después de las primeras expropiaciones y  millones de coste para que las cosas vuelvan al origen, principios del S. XX.


Las dos primeras imágenes en B/N están escaneadas de la colección de láminas: Salamanca Ayer y Hoy de 1991. 

9 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Y ¿por qué adosaron esas casas? Qué despilfarro de dinero para ahora destruirlas... Precioso ese poema de Unamuno. Besotes, M.

Gelu dijo...

Buenas tardes, pancho:

El poema entero es perfecto, pero los últimos siete versos expresan el carácter y los sentimientos de D. Miguel de Unamuno, persona de fiar.

Un abrazo.

P.D.: No conozco el estado actual de las arcas de Salamanca, pero imagino que diez millones por aquí, y otras partidas parecidas, no dejarán la caja con muchos dineros.
Veo que Merche Pallarés -en su comentario- coincide con mis ideas, aunque quizás desde nuestras pequeñas economías domésticas, reducidas, y contando siempre con cantidades reales, no seamos capaces de entender la aplicable a las Cuentas del Gran Capitán ni a las del gran capital.

Abejita de la Vega dijo...

Las arcas municipales tienen unos razonamientos que se nos escapan. Hay que hacer obras para mover dinero...

Besos Pancho

pancho dijo...

Merche: Las casas debieron construirse en las prímeras décadas del siglo pasado, seguramente no se valoraba mucho aún la muralla. Por esas fechas Unamuno ya era rector de la Universidad, no sé nada de que protestara.

Gelu: El poema entero es mucho más largo. Lo he recortado para que no exceda del espacio más o menos normal de una entrada. Cierto, se trata de cifras que van más allá de contar con los dedos. No sé si tendrán pagado todo lo de las expropiaciones e indemnizaciones, pero ha sido un asunto de mucha polémica durante bastantes años.

Abejita: En este caso ha sido una apuesta personal del Sr Lanzarote. Si llega a ser ahora con tanto recorte de presupuestos, seguro que no se habría podido llevar a cabo.

Un abrazo y gracias por vuestras visitas y comentarios.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Es curioso cómo al quitar las casas adosadas a murallas, iglesias, etc., embellecemos para las fotos pero quitamos historia y color local.

pancho dijo...

El alcalde cesante tiene, o al menos tenía, una fijación con meter las excavadoras a los edificios, al menos se ha ido dejando intacta la Plaza de los Bandos, que la tenía en el punto de mira para hacerle un parking en el subsuelo.

Un abrazo y gracias por tu visita y comentario.

Aldabra dijo...

creo que la muralla estará mucho mejor sin las casas... cada cosa para lo que es.

¡cuantos años que no visito Salamanca!

biquiños,

pancho dijo...

Aldabra: Hay mucha polémica en cuanto a eso. Hay quien dice que en otras partes de la ciudad se protegen las casas como las derribadas de casi cien años.

A ver si hacéis un viaje en moto de esos que acostumbráis.

Un abrazo y gracias por tu visita y comentario.

Myriam dijo...

¡Tendré que visitar tu Salamanca! Bueno, también la de Unamuno.Primera vez que oigo la palabra "celaje".

Te dejo un beso aquí y sigo bajando...