domingo, 17 de octubre de 2010

Hilando nubes el viento





Con los primeros fríos, estamos rondando los cero grados por la noche, las plantas dan por concluido su ciclo anual de crecimiento. Éste era el aspecto que tenían los geranios y las dalias del jardín estos días de atrás, que las dalias casi desaparecieron con los fuertes aires de la semana pasada.





Recordando la primera entrada del blog, Gelu decía en los comentarios que los geranios con los que adornaba la entrada y de los cuales uno está orgulloso ( cada uno se enorgullece de lo que puede) le traían la voz de Amancio Prada en Sombra Luminosa:

...Hilando nubes el viento
a tu balcón con geranios,
aguarda siempre por verte
soñador...


Como parece no existir la canción en youtube, os dejo otra del mismo cantautor berciano. Pone música y voz a un soneto de Miguel Hernández:

12 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

¡Qué flores más preciosas! ¿Cómo las consigues? (Me ha encantado también la canción de Amancio Prada de ese poema de Miguel Hernández. Preciosa.) Pero tu jardín me tiene subyugada. Cuéntame tus trucos porque a mi se me mueren. No tengo mano verde y me encantaría tenerla...sniff... Besotes, M.

Cornelivs dijo...

Lindas estas fotografias. Y Miguel Hernandez...fascinante.

Un abrazo.

Myriam dijo...

Preciosas las fotografías, tus geranios del verano y estos hermosos.

Abrazo

Courbet dijo...

AY Pancho! querido amigo aún no descubierto..., y por descubrir.

Estas flores me han alegrado el día, pues hasta ahora sólo he visto la imagen de la soledad. Tanta soledad, que estuve un año sin tomar el Sol, ésto me produjo carencia de vitamina D y cierto raquitismo. ¡C´est la vie!! querido Pancho.

Espero que esto sea el principio de una gran amistad. Vine hasta aquí por los enlaces de los que comentais el Quijote. Alter Ego mío, este don Alonso; las calamidades nos acompañan a los desheredados, desmaterializados y des-dinerados. ¿Qué vamos a hacerle?

Reverencialmente:
Salud amigo

Abejita de la Vega dijo...

Me gustan muho los geranios. Como no tengo jardín, qué envidia me das, envidia sana...me tengo que conformar con poner geranios entre ventana y contraventana. En otoño, compro un ciclamen y me resigno a que se muera en cuanto aprieta el calor.

¡Qué belleza la de las flores! Claro...soy abejita.
Un abrazo

Asun dijo...

Cómo me gustaría a mi poder tener un jardín como ese. Bueno, más bien, cómo me gustaría tener jardín, simplemente, y si ya fuera como ese, sería la bomba.

Besos

Anónimo dijo...

Buenas noches, pancho:

¡Qué maravilla de entrada!. ¡Y qué flores tu jardín, en octubre!. Los geranios, vale, porque ellos son así, ¡pero las dalias, qué colorido!.
¡Cómo ha pasado el tiempo, desde que inauguraste el blog!. Me ha hecho ilusión ver los comentarios de entonces y comprobar que ahora ya somos todos viejos conocidos. Sólo falta pablo miguel simón, ¿nos leerá?. Me encantaba como escribía en Lapalabradigital.es.

-Por si quieres encontrar la canción 'Sombra luminosa', letra y música de Amancio Prada, decirte que está en el album de 1984 'De la mano del aire'. Si no la consigues, inventaremos algún medio para que la escuches.

Me ha encantado el enlace que has puesto, con las imágenes de Miguel Hernández. Esta canción de su poema está incluída en un disco de A.Prada de 1974, 'Vida e morte'. Cuando lo quise comprar estaba agotado. Te diré que yo la escuchaba en una casette muy especial, pues me llegó de una forma casi mágica.

Mañana iré marcha atrás por los post anteriores, pero quería darte las gracias -por todo- hoy.

Saludos. Gelu

Manolo dijo...

Buenos recuerdos, Gelu y Pancho. He buscado en la red la canción y os la he envíado en mp3 por email.

Paco Cuesta dijo...

Geranios y amapolas, todo un símbolo floral

Ele Bergón dijo...

¡Que jardin tan bonito! Como se nota que lo cuidas. Me encantan las plantas, tanto como la voz de Amancio Prada y los versos de Miguel Hernandez. Flores, musica y poesia. Me encanta tu entrada.

Besos

Luz

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Las plantas caminan a refugiarse en sí mismas. También son hermosas esperando.

BIPOLAR dijo...

¡jooo qué envidia!
yo quiero un jardín en mi interior