miércoles, 28 de noviembre de 2012

El Príncipe Juan





 
 

El próximo lunes termina la primera entrega de la serie de TVE,  Isabel,  que nos ha entretenido las noches de trece lunes consecutivos. Su éxito es una muestra de que cuando a los televidentes se les ofrece un producto digno, dejan a un lado todo lo que en ese momento estén haciendo y esperan la llegada de la hora de comienzo de la película con impaciencia. Esta serie me ha inducido a indagar sobre el personaje del Príncipe Juan.

Agustín Casillas
 El Príncipe Juanla esperanza de las Españas - murió en Salamanca en 1497. Fue el único hijo varón de los Reyes Católicos. Hacía escasamente un año que ostentaba el título de  Señor de Salamanca cuando la muerte le sorprendió en la ciudad del Tormes. Durante su corta vida, 19 años, confirmó algunos privilegios de la Universidad, mandó empedrar las calles de la ciudad que dificultaban el tránsito- ya que “la dicha ciudad no es muy bien proveída de mantenimientos como es menester a causa de los muchos y grandes lodos que en ella de contino especialmente en los inviernos”-,   otorgó a Salamanca la potestad de traer la sal de donde quisieran los salmantinos e incluso concedió licencia para abrir una casa de mancebía. Aún se conserva en el frontal del   paraninfo de la USAL, presidiendo las solemnes celebraciones de actos culturales y académicas, el estandarte que donó a sus estudiantes, de terciopelo carmesí. En su centro ostenta, en bordado superpuesto, la tiara y las llaves cruzadas, escudo universitario en su versión reducida.


 


 
Su prematura muerte dejó sumidos en la desolación a sus padres, a su joven esposa embarazada y significó un gran trauma para los castellanos de la época reflejada en la abundante literatura fúnebrepopular que ocasionó. Algunos murmuraban que fue envenenado, otros que murió de amor o víctima de los excesos amatorios con su mujer Margarita de Austria, hermana de Felipe el Hermoso, en los siete meses que duró su matrimonio celebrado en Burgos: “Se celebraron los desposorios el Domingo de Ramos con mucha solemnidad, y en principio del mes de abril los velaron con las mayores fiestas que en casamiento de príncipe se hizieron grandes tiempos antes en Castilla…” Lo cierto es que fue un joven de poca salud. Desde pequeño los médicos le recetaron extractos de tortuga que capturaban en La Albufera de Valencia. En su entierro fue la última vez que en Castilla se vistió la jerga blanca en señal de luto. Sus restos fueron trasladados desde la catedral de Salamanca al convento de Santo Tomás de Ávila por mandato de los reyes. 


Información entresacada principalmente del diccionario enciclopédico: “Conoce Salamanca” y de la Historia de Salamanca de J. Antonio Bonilla, Jose Mª Hernández y Jose Luis Martín.


"En su tierna juventud
 te lo quiso Dios llevar. 
De tan penosa tristura 
no te esperes consolar".
Juan del Encina



8 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Ya sabemos algo más sobre el príncipe Juan que en la serie aún no ha nacido... :)) Muy interesante y precioso el video "Triste España sin ventura". Besotes, M.

Aldabra dijo...

pues no estoy viendo la serie, por semana no tengo tiempo para organizar mis horarios de modo que me de tiempo a empezar la peli... podría grabarla o puedo verla por internet....

pero mira, ahora ya sé algo que no sabía.

biquiños,

Abejita de la Vega dijo...

El príncipe que murió de amor. La realidad no fue tan dulce, no fue doña Margarita sino el bacilo...

La soldadesca napoleónica profanó tumbas por doquier, no sé lo que buscaban, tal vez ricos ajuares funerarios. En Burgos, en Ávila...
Besos, Pancho.

Myriam dijo...

¡ashhhhh! ¿¿¿Esta serie tan buena termina taaaaan pronto???

Muy interesante lo que dices del príncipe Juan, que pena que murió tan joven, pero con tanto matrimonio consanguíneo, no nes nada raro, fuera de lo otro, claro.

Besos

Gelu dijo...

Buenas noches, pancho:

Sí que le dio tiempo a hacer cosas a este pobre príncipe don Juan. Pobre su joven esposa, y pobre doña Juana y... Felipe el Hermoso.
Pobres, siendo tan ricos.
La muerte no respeta, ni hace cánticos, ni dedica trovas a los que se lleva. Tiene tanto que hacer.
Estupendo el vídeo. Juan del Enzina también escribió otros villancicos y romances de contenido muy diferente al que nos presentas y al de la Tragedia a la dolorosa muerte del hijo de los RR.CC.
Jordi Savall, hizo un hermoso recopilatorio -en 1991-con motivo del Quinto Centenario. Por cierto, para la carátula del CD, escogieron un detalle de ‘El carro de heno’ de El Bosco.

Saludos.

P.D.: Muy bonitas las fotografías y la escultura.

Ele Bergón dijo...

No sabía que la serie de los lunes terminara en este próximo. La he seguido, como tú dices, sin olvidarme que tengo una cita con ella. Me gusta mucho y creo que está muy bien hecha, aunque me parece que la figura de Isabel está tratada con menos objetividad, pero eso no impide que esté enganchada a ella, por eso espero que seguirán con los capítulos en otra temporada como siempre hacen.

Sabía que había muerto joven el principe Juan, pero todo esto que nos cuentas de Salamanca no lo conocía, así que muchas gracias por su información

Besos

Luz

Pedro Ojeda Escudero dijo...

En la época en la que está ambientada esta serie -estoy muy de acuerdo con tu valoración sobre lo que sucede cuando a los espectadores se les da algo de calidad- se jugó el destino de España. Castilla, inmersa en banderías, decidía qué hacer. Todo hubiera sido diferente de gobernar el Principe Juan. Por ejemplo, no es seguro que se hubiera hecho la alianza con el Reino de Aragón. Como tampoco se hubiera hecho con doña Juana. Isabel y sus partidarios sí la necesitaron. De aquellos tiempos, esta España. Da qué pensar.

Pamisola dijo...

Hola, te devuelvo la visita, y también entro sin llamar.
Me gusta la historia, y he visto casi todos los capítulos de Isabel, está bien, y creo que ha ido ganando al pasar los capítulos. Por el éxito obtenido parece que van a seguir. A ver si es verdad.
Muy bien toda la información que nos das de este pobre príncipe que como muchos otros morían jóvenes.

Muchas gracias por tú comentario en mi blog.
Saludos.