domingo, 19 de diciembre de 2010

El flamenco de luto

Enrique Morente. Otro granaíno universal.


LA GUITARRA, de Federico García Lorca.

Empieza el llanto
de la guitarra.
Se rompen copas
de la madrugada.
Empieza el llanto
de la guitarra.
Es inútil callarla.
Es imposible
callarla
llora monótona
como llora el agua,
como llora el viento
sobre la nevada.
Es imposible
callarla.
Llora por cosas
lejanas.
Arena del Sur caliente
que pide camelias blancas.
Llora flecha sin blanco,
la tarde sin mañana,
y el primer pájaro muerto
sobre la rama.
¡Oh, guitarra!
Corazón malherido
por cinco espadas.

Un quejío de dolor que desgarra las entrañas. Take this waltz, maestro.






11 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Hizo flamenco, pero hizo más que flamenco.
Que la tierra le sea leve.

Cornelivs dijo...

Nada es eterno, amigo...

Un abrazo.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Fue algo mas que poeta y cantaor... Fue un valiente para su estilo... En Andalucía estamos de luto... Un abrazp

Merche Pallarés dijo...

Ay, ese vals de Lorca me hace saltar las lágrimas... La canción desgarrada de su hija también me ha conmovido aunque sobraban los ¡olés! y los aplausos. Debería haber sido como una saeta solemne y silenciosa. Besotes, M.

Aldabra dijo...

Mi inclutura en el flamenco es descomunal ya que nunca había oído hablar de él, sí conocía a su hija en cambio.

Con todo el respeto, no me gusta el flamenco (pero lo respeto, por supuesto), no lo siento, igual es porque el sur me queda muy muy lejos.

biquiños,

Asun dijo...

Como yo no soy muy de flamenco no sabría decir nada de su arte, aunque sí que más de una vez había oído hablar de él.
Lo que ha sido para mi todo un descubrimiento al leer tu entrada es saber que la canción de Leonard Cohen, que como sabes me encanta, es una adaptación de un poema de García Lorca. Y oír a Enrique Morente cantando el "Pequeño Vals Vienés"... qué quieres que te diga... Que me ha encantado. Me ha parecido precioso.
Muchas gracias por tantos descubrimientos.

Besos

Antonio Aguilera dijo...

Andamos entre rastrojos de difuntos, que dijera Miguel Hernández.
Se acumula dolor en nuestro costado, pero nos hace felices leerlos, escucharlos.

Abrazo

Abejita de la Vega dijo...

No me gusta el flamenco, pero esa imagen de la hija cantando me llega muy hondo.

Cómo llora la guitarra.

BIPOLAR dijo...

Una guitarra bien tocada es un instrumento maravilloso

Hay gente que tiene el don de transmitir lo que lleva dentro, el resto se muere con la carga completa.

Gelu dijo...

Buenas noches, pancho:

No tenía previsto llorar esta noche, pero me has roto los planes después de leer tu entrada y ver los vídeos.

Enrique Morente, tenía voz, sabía cantar, y amaba el arte y la poesía. El resultado lo teníamos en sus canciones, que podremos seguir disfrutando aunque ya no esté aquí.
Su hija, ha aprendido de él y, continuará su camino de artista sensible.

Saludos.

P.D.: Enlazaré el vídeo del 'Pequeño vals vienés', a Ángel Utrera, del blog 'La torre de los sueños Esmeralda' en su entrada del 22/12/2009

Paco Cuesta dijo...

Flamenco: lamento que regocija.