miércoles, 29 de abril de 2009

Día del Libro en EPA Béjar. Luis Felipe Comendador


Texto íntegro de la presentación

No creo que sea necesaria una presentación de LFC en su propia ciudad. Cuando previamente he preguntado por él en las clases era un personaje conocido entre los estudiantes de Béjar. Cosa bien distinta sería conocer su obra. Algunos sabían que era poeta, pero casi todos reconocían no haber leído nunca un poema o algo escrito por él. Cosa nada extraña, pues la poesía era una disciplina ajena a sus intereses, casi a la práctica totalidad de ellos. Por lo tanto, más que una presentación lo que yo debería hacer aquí es saludar al escritor y poeta más representativo de Béjar, considerado y querido por la profesión a nivel nacional y uno de los blogueros mejores y más activos que conozco. Con un saludo de bienvenida a este CEPA “Mateo Hernández” le recibimos en este pequeño acto de conmemoración del día del libro, una semana después del día que coincide con la muerte de Cervantes y de W. Shakespeare.

Tampoco me considero el más apropiado para saludar a un poeta, cuando lo mínimo exigible debería haber sido estar empapado de su poesía. Tarea nada fácil pues ya se puede considerar obra dilatada, por ambas cosas: por ser prolija y continuada en el tiempo. Poeta que ha puesto su trinchera en la ciudad donde están sus raíces; ciudad inclinada y volcada a un río que honra a la humanidad hasta en el nombre ("Cuerpo de Hombre"). Ciudad de límites, donde quiebra el frío mesetario y se abre a las bondades de las lluvias abundantes de la sierra y a la calidez y luz de las tierras extremeñas.

Lo que a ciencia cierta sabemos de él es la dedicación full time a su imprenta AGH que dirige. A ella le tiene que dedicar lo mejor de sus energías y la mayor parte de las horas del día, muy a su pesar: estaría encantado de dedicarlas a lo que realmente le atrae que es escribir. Más en los tiempos que corren de demoras de pagos que provocan dolores de cabeza en los gestores y pequeños empresarios.

Diariamente vuelca sus sentimientos en su blog: http://www.diariodeunsavonarola.blogspot.com/ Aquí nos llega desde un presente reconocible, el devenir cotidiano, puro y verdadero de esta ciudad, además de un poeta que se ajabarda en su guarida de soledad y sosiego necesarios para la creación literaria. De su Savonarola podemos extraer en tiempo real una muestra de su poesía, prosa y dibujo.

Poeta tan egoísta que sólo piensa en los demás en: http://sbqsolidario.blogspot.com/

Dedicado en cuerpo y alma a la organización del encuentro de escritores Voces del Extremo los días 3,4,5 de Julio en Béjar, donde, gracias a su gestión, podremos ver juntos a unos sesenta autores procedentes de todos los rincones de la geografía nacional y la actuación de algún cantautor emergente: http://vocesdelextremo.blogspot.com/

Poeta que se declara influenciado por la tradición Conceptista del Barroco español representado por Quevedo, con sus descargas semánticas de gran intensidad. Igualmente, por el uso de locuciones y metáforas plenas de simbología religiosa. Como cuando Paco Ibáñez cantaba aquellos bellos versos de Cesar Vallejo: Amada, en esta noche tú te has crucificado/ sobre los dos maderos curvados de mi beso.

Encontramos multitud de ejemplos en su producción:

Comulgue por un día amigo, que no le vendrá mal.

El mayor escándalo de la existencia de Dios es la justa existencia del diablo.

Si Dios existe o no, quizás no venga a cuento.

Las parras del Señor dan uvas amargas.

Este libro es la hostia.

Posos de religiosidad, hecha por él irreverente, que respiró en el patio de los salesianos de Béjar. Nacido en el franquismo, inmediatamente antes de los años del desarrollismo y los Seat 600. No conocimos el hambre de los años duros de posguerra, que nuestros padres nos contaban. Niñez marcada por la férrea educación salesiana, desaparecidos ya de Béjar como otras muchas cosas, fábricas, gentes, cines e ilusiones de esta pequeña ciudad en cuesta.

Vivió los años de la Transición estudiando en Salamanca. Tiempos de pelos largos, barbas y pantalones de campana. Años de Tlaloc, presentación de Makbara con Juan Goytisolo en el Juan del Encina y conferencia de Dámaso Alonso. Época de los míticos conciertos, con La Alamedilla a rebosar, de Paco Ibáñez, Lluis Llach y un Luis Pastor mucho más joven, que han quedado en la memoria de los que los vivimos, por irrepetibles. Las manifestaciones por la amnistía y la libertad con las carreras y palos de los grises. Los mítines en La Glorieta de las primeras elecciones democráticas…

Su poesía denota un dominio de la normativa no muy frecuente en poetas más jóvenes. Defensor de la heterodoxia y trasgresión poética sólo cuando se hayan dominado los cuartetos y tercetos abundantes en rimas consonantes, necesarias para conformar sonetos.

“Mis monedas, arrojadas sobre su vestido, se convierten en sapos que saltan sobre su cara sin sobresaltarla. – Afirma-.

Inventor de anécdotas imposibles en Formol con Habana 7. A veces verdaderamente hilarantes con Pepe Hierro de protagonista: “Tápame bien chaval, no quiero salir en los papeles amarillos enseñando la chorra”.

Poeta maduro, ya considerado viejo por los jóvenes al dormir en pijama.

Capaz de empapelar la estatua de Zenobia en la plaza de Moguer, llamar a los de Seur para que se la lleven y provocar un incidente diplomático de envergadura además de la ira de los paisanos.

Merecedor de unos versos del maestro Ángel González, que nos dejó hace poco más de un año, con los que Luis Felipe no estará de acuerdo.

Joven poeta de cuarenta años,

¿Último lujo de la geriatría?

No, retrasado mental, sencillamente.

En fin, que para sólo un saludo de bienvenida me estoy alargando más de lo aconsejable. Simplemente, gracias por venir de toda la comunidad docente – discente del centro al poeta que es capaz de decir que: Definir al hombre es vaciarle de adjetivos y mirar con lupa sus muñones”.

Celestino Miguel del Corral

4 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¡Excelente texto!

pancho dijo...

Pedro: Después de casi dos años siguiendo La acequia sé que no vas por ahí regalando adjetivos, muchas gracias por esas dos palabras.

Víctor Villoria dijo...

Hola. Soy víctor Villoria y soy, como Celestino, de Lumbrales y profesor de Lengua y Literatura. Me gustaría contactar con él. Es un placer encontrar gente de tu pueblo con intereses similares.
Víctor Villoria
http://lenguayliteratura.org

pancho dijo...

Victor: El pancho este que firma el blog, corresponde a mí, Celestino de Lumbrales. Empecé en esto de los bloogs con este seudónimo y me da pena desprenderme de él. Encantado de tu visita, paisano. Conozco tu buen trabajo en tu página: la he utilizado bastante.