jueves, 22 de octubre de 2009

Que no falte de na'



Gustave Doré dibujó

"...ni te persiguen encantadores, ni sobresaltan encantamientos..."


CAPÍTULO 2.20

C, poco amigo de rutinas y repeticiones, vuelve a romper el esquema, episodio – capítulo, al que últimamente nos había acostumbrado. El autor derrama su fantasía para tramar un capítulo que de la mano “del hombre de bien, si es que ese título se le puede dar al que es pobre” nos lleva desde su sueño profundo, no exento de ronquidos, hasta su buena disposición para embaularse el contenido de un caldero recién cocinado, con DQ que se anima a prestarle ayuda en el exceso culinario. Por el camino, pasamos los desocupados y hambrientos lectores por la envidia que el Hidalgo le tiene a su escudero por un sosiego, necesario para dormir, que a él le falta, por el crecimiento de S provocado por la oferta de la abundante comida, “que no falte de na’, un día es un día”, por el cambio de visión de S que ahora apoya las razones de Camacho, en detrimento de Basilio y la descripción del espectáculo culinario, poético, teatral y dancesco. (Ya en el XVII se mezclaban los géneros como aquí)


El camino había dejado solos a la pareja y a sus monturas, durmiendo al raso a las afueras del pueblo, la noche de la víspera de la Boda de Camacho con Quiteria. Los primeros rayos que la claridad lanzaba desde los balcones del Oriente ya encontraron a DQ en posición vertical intentando, con la lanza, despertar a su escudero que aún dormía y acompañaba su profundo sueño con unos ronquidos que ponían de manifiesto las imperfecciones del ser primero de la creación, que para sí mismo quisiera el amo que es quien da cobijo a las preocupaciones y el insomnio, huidos de la solazada humanidad de S. Con esta bella prosa que se aproxima al paternalismo nos relata C la relación con su escudero y sus quebraderos de cabeza para mantenerlo en épocas de crisis:La congoja de ver que el cielo se hace de bronce sin acudir a la tierra con el conveniente rocío no aflige al criado, sino al señor, que ha de sustentar en la esterilidad y hambre al que le sirvió en la fertilidad y abundancia.”


Sólo un lanzazo del amo ponen en el día a S adormilado. Un olor a torresnos recién asados le acercan la realidad. La posibilidad de llenar la andorga es más fuerte que los nobles sentimientos de estar a favor del atlético Basilio por carecer de los sólidos cimientos de Camacho rellenos de dinero.


Eutimio Sánchez Rubio pintó


Recibe S permiso del cocinero para embaularse tres gallinas y dos gansos que sacan de una tinaja. Exageración permitida hoy, para eso estamos de boda de ricos, aunque nadie nos haya invitado, hay que sacar la barriga pobre.


A continuación le toca el turno a los caballos, vestidos con las mejores galas, de cuyas grupas lanzan vítores y gritos de júbilo los caballeros. No faltaron ni la música, ni la danza, ni las danzas llamadas de artificio, habladas. Los actores entraban en el prado formando dos hileras. Una venía encabezada por Cupido con: la poesía, la discreción, el buen linaje y la valentía siguiéndole. En la otra la liberalidad, la dádiva, el tesoro y la posesión pacífica seguían la estela del interés. Le gustó a DQ la representación al haber encajado en la danza las habilidades de Basilio y la riqueza de Camacho. Tampoco le desagradó, como buen amante de la farándula, que en el pueblo hubiera un paisano con el caletre suficiente para hacer montajes teatrales. Delante de las hileras un castillo tirado por cuatro disfrazados de salvajes de yedra, teñidos de verde que asustan a S. Entre ellos entablan batalla.


Aurelio Teno pintó


Cegado S por tanta abundancia de ollas y calderos llenos de comida no tiene empacho de ponerse al lado de la riqueza de Camacho: “dos linajes solos hay en el mundo, como decía una agüela mía, que son el tener y el no tener” que las ollas de Basilio aguachirle serán. S se viene arriba con la copiosa comida, los zaques de buen vino le desatan la lengua hasta el punto de que DQ lo confunde con un predicador cuando retrata a la muerte: “No es segador que duerme las siestas, que a todas horas siega, y corta así la seca como la verde yerba; y no parece que masca, sino que engulle y traga cuanto se le pone delante, porque tiene hambre canina, que nunca se harta.”. Razonó S con las razones de su panza bien colmada.


"... comenzó a comer con mucho donaire..."


No está S mucho para tologías del más allá. Se lía con el caldero de espumosa, tierna comida, con tanto donaire y saque que incluso el Hidalgo se anima a acompañarle.



Este comentario pertenece al grupo de lectura del Quijote que coordina y dirige desde La Acequia el profesor D Pedro Ojeda Escudero y ya ha sido publicado en la misma.


12 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

¡Qué interesantes links, dibujos y cuadros encuentras! Como siempre el grabado de Doré, estupendo. Este capítulo me ha dejado con hambre... Besotes, M.

Anónimo dijo...

Buenos días, pancho:

Como antes de llegar a tu blog me paso por La acequia, he leído allí tu resumen.
Y me he fijado especialmente en los dibujos, y en las ilustraciones que has elegido. A Aurelio Teno lo conocía como escultor.
Me ha encantado el colorido y el estilo de Eutimio Sánchez Rubio, y al mirar un poco más sobre su obra, he visto que le debe encantar El Quijote. Y he descubierto un cuadro, que le encantaría a Don Marcelino Orbés, de La palabra digital, de Burgos, en el que representa a maese Pedro con un mono sobre el hombro, que me ha recordado al Biribiri de su relato.
Ya llegaremos con nuestro profesor Ojeda, a ese capítulo del titerero y si te recuerdas, volveremos a ver el cuadro que te comento, y cuando toque, otro de D. Quijote y Sancho entrando en Barcelona.

Saludos. Gelu

Cornelivs dijo...

Indudablemente, Sancho (que el capitulo anterior tuvo un buen detalle condenando a los que impiden el amor de los que bien se quieren), baja muchos enteros (en cuanto a su "espiritualidad" se refiere, permiteme esta licencia), con su materialismo del tanto vales tienes.

D Quijote evoluciona al contrario, maravillosamente.

Buen analisis.

Un abrazo.

pancho dijo...

Merche: Hay que disimular el rollo adrnándolo con algún dibujo o grabado. Sólo hay que dedicar algo de tiempo a rastrear por Internet. Podrías hacer lo mismo con tus comentarios en La Acequia y subirlos a tu blog, también.

Gelu: Antes de que se me olvide. ¿Dónde has visto un poema de Lorca cantado por Eliseo Parra? Me gusta Eliseo, lo he visto cantar varias veces. Su disco de Las Tribus Hispanas es de lo mejor que se ha hecho en folk en este país, según mi opinión, que no es nada, pero es la mía.

Los he vuelto a ver en el enlace, tienen mucho colorido.

Cornelius: S es materialista pero las opiniones no hay que tenerlas muy en cuenta. Hoy estamos de boda y hay licencia. DQ no se relaja de su Caballería ni estando de fiesta. Se siente complacido por la representación mezcla de géneros.

Un abrazo a todos y gracias por vuestra visita y comentario.

Anónimo dijo...

Buenas noches, pancho:

- La canción de Eliseo Parra, viene en el CD-"Poesía necesaria" junto con otras 19 maravillosas canciones. Fue la entrada del blog NI UN DÍA SIN POESÍA, del 17 de octubre.
- Para llegar, tengo que pasar por el tuyo a diario. Me gustaría ponerles comentario, con frecuencia, pero no sé el motivo y casi siempre se me vuela o se me apaga el ordenador. Cuando escuché el CD, intenté hacerlo dos veces, pero al final desistí. Cualquier día, volveré a intentarlo y agradecerles el regalo, pues lo he escuchado entero varias veces, y especialmente el poema de Ángel González: "Calambur" que canta Amancio Prada.
- Tiene un enlace, para poder descargarlo. Seguro que lo disfrutarás.

Saludos. Gelu

pancho dijo...

Gelu: Gracias por la información. Conocía el poema de A. González ( aquello de "dore mi sol así las olas y la..." ), pero no la de Eliseo Parra. Ya vi el disco el día que subieron la entrada. Escuché sólo alguna canción.
A mí no me pasa nada de eso que dices y entro en el blog casi todos los días.
Saludos

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

la pintura me encantó....

Que razón llevas, con la panza llena se razóna mejor...y como pide la siesta...en mi tierra la vamos a declarar patrimonio de la Humanidad...

Yo siempre lo he dicho: los mejores negocios, se hacen con la panza llena...el pobre Sancho tanta hambre pasa que cambia de opinión por un par de capones y unas gallinas...saludos amigo

pancho dijo...

Tucci: Hay gente que tiene muy buena visión quijotesca y son capaces de llevarla al lienzo. Cervantes les echa una mano al ser tan prolijo en sus descripciones. Los mejores negocios, la danza y el cante necesariamente salen de la primera necesidad bien cumplida. ¿Conoces a alguien que cante a palo seco? De eso en tu tierra saben bastante.
Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

Nada de tologías, de esta vida sacarás tripita llena y nada más.¡Pobre Sancho!Pronto le van a sacar de este paraíso lleno de comida.Se tendrá que ir con el del aguachirle.
Un abrazo

pancho dijo...

Abejita: No tiene más remedio que seguir a su amo, que para eso es amo. Pero algo se lleva para el camino.

Myr dijo...

¡Con el mismo donaire de Sancho, he comido yo en España!

(me encantó ese dibujo)

Abrazos

pancho dijo...

Myr: No he puesto el autor, algo que debería haber hecho. Está sacado de una adaptación infantil del Quijote de los años 60. aún el "amigo pachi" nos gobernaba.