lunes, 12 de octubre de 2009

Los Obama

Árbol Genealógico de la inquilina de la Casa Blanca

Cuando parecía que la buena estrella del rutilante nuevo presidente de los Estados Unidos comenzaba a languidecer, su ciudad acababa de ser derrotada en la elección de Copenhagen para albergar los JJOO de 2016, dos hechos han venido a compensarle de la tristeza en que la primera derrota que sufría en su vida le había sumido.


El NY Times publicaba el árbol genealógico de la familia de su mujer un día antes de que el Premio Nobel de la Paz fuera a parar a sus manos. Aunque todos podíamos imaginar su procedencia, impresiona ver los antepasados con nombre y foto y cómo una descendiente de la esclava, Melvinia, puede llegar a la Casa, Blanca por excelencia, pero construida por esclavos del mismo color que los inquilinos actuales.



A pesar de que hasta la fecha, en su cometido, no haya hecho más que lo que mejor saben hacer los políticos de todo pelaje: poder prometer, ya está en posesión del mayor galardón que se otorga a los grandes hombres, a los que más se han desvivido en pos de la paz.


En fin, mucho se ha dicho sobre el significado de esta entrega: que si ha sido precipitado, que si es un premio anti Bush… yo sólo quiero decir que se lo merece más que algunos de sus predecesores en el premio y que le honra aún más el hecho de donar el millón de Euros de la dotación a organizaciones benéficas.

7 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Y más: a pesar de todo lo que criticamos a los EE.UU., no sé yo si por aquí podríamos dar casos como el que describes.

Merche Pallarés dijo...

Esperemos que de las palabras pase a los hechos (aunque lo tiene MUY difícil por todos los lobbies/intereses que tiene alrededor) y así ser verdaderamente merecedor de este galardón. Besotes, M.

Jan Puerta dijo...

Amigo... Si yo tuviera ese galardón, donaría algo más de un millón de dólares a organizaciones benéficas. Pero una cosa es lo que uno haría con algo que nunca obtendrá y otra con el premio bajo el brazo.
Un abrazo

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

me parece genial que un negro haya llegado a la Casa Blanca, que done todo el dinero de un premios...pero me parece una falacia que le den el premio nobel a él y a cualquiera de su calaña...y Vicente Ferrar?? es claro...ese no ha hecho nada...

Saludos

pancho dijo...

Pedro: Muchos años tendrán que pasar por estos lares para que un inmigrante pueda llegar al caserón madrileño donde se aposentan los mandamases.

Merche: De momento trabajo no se lo puede negar nadie. Va a conseguir muchas cosas porque tiene determinación y capacidad de llegar a la gente para motivarla y convencerla para que actúe en su dirección. En esa capacidad de convicción reside su fuerza. Por supuesto que solo no podrá conseguir nada, pero no está solo.

Jan: Otros querrían otro premio más. Nunca están satisfechos con lo que tienen.

Tucci: Ya sabes cómo funcionan estas cosas. Hay mucha operación de marketing y muchos intereses detrás. No me parece mal que se lo hayan concedido a él; quizás le sirva de acicate para que actúe en la correcta dirección.
Un abrazo a todos por vuestro comentario y visita.

Anónimo dijo...

Buenos días, pancho:
El dinero en este caso no tiene la más mínima importancia, ni el que lo entregue para organizaciones benéficas.
La concesión del Premio, por una labor de cuatro días, de apariciones en las pantallas y en los medios, resulta teatral y de reallity show, como es todo actualmente.
Soñemos con que a partir de la concesión, haga méritos reales, que le hagan verdaderamente ganador de este galardón tan importante.
Saludos. Gelu

pancho dijo...

Gelu: Se lo han dado por anticipado, esperemos que sea merecedor del anticipo. Si alguien puede trabajar e influir en lograr la paz es el presidente de USA. Al menos los comienzos son esperanzadores.
Saludos y gracias por tu comentario y visita.