lunes, 29 de agosto de 2011

Anotaciones gráficas de un viaje por el Norte de Italia: Milán


La contemplación del Duomo y la amplitud de la plaza sobrecoge el ánimo. La fachada es una escultura inmensa que se alza al cielo de la Lombardía.


El edificio inmenso de la estación de tren recibe a los visitantes de la ciudad entre expresiones de admiración. La magnitud de Milán y las distancias de la gran ciudad aconsejan tomar transportes públicos para moverse por ella.

La moderación de la fachada de La Scala contrasta con el gran Leonardo que parece observar el teatro desde su pedestal en mitad de la plaza. Enfrente están las arcadas de la lujosa Galleria Vittorio Emanuele II







La austeridad de la basílica de San Ambrogio.




Las calles comerciales repletas de compradores y observadores en la ciudad asociada a los más famosos diseñadores italianos.


La Vía Dante es una calle peatonal que se abre a una plaza en la que destaca el monumento dedicado a Garibaldi con el Castillo Sforzesco al fondo, haciéndole la cobertura.









El biscione o "gran culebra" es uno de los símbolos de la ciudad.



Puerta esculpida del Duomo.


Una última vista de la catedral antes del regreso.

9 comentarios:

Asun dijo...

Milán no lo conozco, pero me apetecía. Y ahora, después de leerte y ver las fotos, más.

Besos

Abejita de la Vega dijo...

Esa catedral es impresionante y muy distinta al gótico castellano. Como me crié a las faldas de una catedral gótica...

Creo que se nos va la Pascua, aprovecha.

Besos

Myriam dijo...

¡La Catedral es una belleza, parece bordada no esculpida!.

Gracias por esta crónica Panchín, porque merced a los antipáticos milanesas -que me he encontrado en sucesivas paradas en el aeropuerto de Milán- he perdido las ganas de visitar la ciudad y me he decantado por las Hamburguesas y luego el cocido Madrileño.

Besos

Merche Pallarés dijo...

Supongo que en esa catedral no habrá ninguna rana... Preciosas las fotos. Besotes, M.

Gelu dijo...

Buenas noches, pancho:

No he estado en Milán, pero es una ciudad que casi conozco de siempre por el arte.

Al ver tu reportaje he pensado en 'La sonrisa etrusca' de José Luis Sampedro, y me he cogido mi libro Plaza Janés, he vuelto a ‘reconocer’ varios lugares en tus fotografías, que aparecen citadas: La Galería Vittorio Emanuelle, la estatua de Garibaldi, la torre, el Castello Sforzesco, el cartel anunciando la Pietà Rondanini y la interpretación de la escultura por el abuelo Salvatore (Bruno, como le llamaban sus camaradas partisanos).

Saludos.

P.D.: También he pensado en el etruscólogo de la película Rome adventure

Ele Bergón dijo...

Milán otra de las ciudades bellas de Italia. La catedral por fuera, creo que es de las que siempre me han gustado más. Es impresionante.

Gracias por el recorrido

Un abrazo

Luz

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Esta ciudad la vi demasiado deprisa cuando pude. Veo que merece otra oportunidad.

Paco Cuesta dijo...

Viajando contigo retomamos la historia del arte.

Aldabra dijo...

Gracias por esta pequeña visita guiada y por enseñarme lo que es un biscione.

Tiene que ser impresionante.

biquiños,