jueves, 11 de agosto de 2011

Anotaciones gráficas de un viaje por el Norte de Italia: Verona



Numerosos puentes de bella factura unen las dos partes de una ciudad que se asienta a lo largo del río Adigio.




Milenarios tramos de huella y contrahuella, cómodos para el espectador, ayudan a ascender por las gradas de La Arena y tomar asiento en los mismos lugares que los ciudadanos romanos dejaron libres dos mil años atrás.



El tiempo detenido en Verona. Desde aquí los privilegiados ciudadanos del Imperio Romano contemplaban los espectáculos.


La arena lista para la temporada de ópera.


Leones egipcios de cartón piedra y rostro humano ya sólo forman parte del decorado. Esperan en el exterior su actuación en el Nabucco de Verdi.


La riqueza arquitectónica es impresionante: Teatro Romano.


William Shakespeare hizo la ciudad más inmortal al basar su Romeo y Julieta en la lucha y tragedia de dos familias veronesas.





La casa de Julieta recibe miles de visitantes diarios que quieren dejar su huella de amor en las paredes.





El trompeador de la casa de Julieta abre la puerta al amor prohibido.


En Verona hay que caminar atento; cada esquina esconde una sorpresa.


Moderno diseño italiano de precios difíciles para el paseante medio se funde con la monumentalidad de calles y plazas de esta agradable ciudad italiana.




También Dire Straits se basaron en la lucha de capuletos y montescos para dejarnos una de sus más bellas creaciones: "Dice were loaded from the start" (los dados estaban trucados desde el principio).



9 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Es curioso: a mí, Julieta me cae cada vez peor...
Qué buen viaje, querido amigo.

Paco Cuesta dijo...

"Las piedras" tienen un atractivo especial (para los amantes de las piedras)

Asun dijo...

¡Qué bonito Verona!
Creo que nunca la había visto ni siquiera en fotos, así que me la acabas de descubrir.

La apuntaré para cuando vaya a Italia.

Besos

Myriam dijo...

También yo me la apunto. Nunca estuve en Verona. Bonitas fotos y se ve que la familia la está pasando muy bien con este viaje tan lindo

Besos

Merche Pallarés dijo...

Mira, Verona sí que es una ciudad que visitaría con muchísimo gusto al igual que mi pasión--Florencia--aunque sé que también está atiborrada de turistas...
¡Nos hablamos mañana! Muchos besotes, M.

Gelu dijo...

Buenos días, pancho:

- Estupendo reportaje de tu viaje en familia. Por cierto, vuestros Romeo y Julieta son bellísimos. ¡Enhorabuena!.

- Dejo un enlace del Nabucco del Va, pensiero
en el Arena de Verona hace cuatro años.

- La canción de Dire Straits que has elegido es un maravilloso poema. Ver en primer plano el rostro emocionado de Mark Knopfler durante la interpretación, contagia y es un lujo.
En cuanto a su guitarra es una de las que hace años le gustaría haber tenido a mi hijo entre sus manos.

Saludos.

P.D.: 1.-Si te pasas -de nuevo- por mi blog, comprobarás lo mucho que me ha gustado tu entrada.
2.- Da un abrazo a Merche Pallarés de mi parte. Yo aún tengo pendiente mi encuentro con ella.

Abejita de la Vega dijo...

Romeo y Julieta, Verona, Verdi...qué envidia de viaje.

El pincho me ha dejado ver esasa bellezas.

Besos, pancho

Aldabra dijo...

¡que viaje tan chulo sobre todo por la compañía tan buena que llevabas!

me encantó la foto de la vespa y esos bolsos tan chulos.

de la canción qué decir, es inigualable.

biquiños,

Ele Bergón dijo...

Ya leo que hicisteis un buen viaje por Italia. Verona, me encantó al igual que Florencia, Pisa, Siena...En fin supongo que seguirás poniendo por aquí tu interesante viaje por la bella Italia y yo te leeré con muchísimo gusto, mientras miro tus fotos.

Un abrazo

Luz