jueves, 4 de agosto de 2011

Anotaciones gráficas de un viaje por el Norte de Italia: Venecia

Desde Brescia, donde estábamos alojados, nos desplazamos en tren hasta diferentes ciudades del Norte de Italia. En Venecia nada parece haber cambiado desde el S XVIII de Canaletto.

El Orient Express acababa de llegar a la estación.

Venecia tiene máscaras.

El camión de la basura va por agua.

Continuas sucesiones de edificios civiles y religiosos de extraordinario relieve, que orillan calles repletas de turistas, se mezclan en la ciudad de los canales.

La Plaza de San Marcos recibe los enjambres de paseantes que en oleadas remansan entre el espectacular bosque de piedra.




El Gran Canal es la arteria principal de la ciudad, de ella parten calles secundarias que la recorren, flanqueadas por nobles edificaciones que hunden sus cimientos entre la humedad de los canales.


Un león manso, símbolo de la ciudad y familiarizado con tanto visitante, anima al recién llegado a llamar, pasar al interior, recorrerla y ser testigo del trabajo del hombre por ennoblecer su morada en medio de la humedad de unos edificios varias veces centenarios.

A nadie se le oculta que Venecia vive de los trece millones de turistas anuales que la visitan. A él se entrega quizás como única posibilidad de mantener a flote una estructura de supervivencia costosa.


9 comentarios:

Aldabra dijo...

me imagino que todo lo que soy capaz ee imaginar se queda pequeño, al lado de lo que se siente estando en Venezia en vivo y en directo.

¡Ayyyy!

¡Cuantos lugares me quedarán sin ver!

biquiños,

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Qué maravilla, se ve lo bien que lo habéis pasado. Aun así, Venecia es preferible en otoño...

Myriam dijo...

¡Qué linda crónica de un viaje, que se ve, disfrutaron mucho!

Merche Pallarés dijo...

Creo que Venecia me agobiaría con tanta agua y tanto turista... Pero de ir, creo que lo haría en invierno (aunque se inundase). De todas formas con los reportajes de blogueros como tú que han estado, peliculas que he visto, documentales, libros, etcétera me parece que ya la conozco hasta el fondo de sus canales... Besotes, M.

Paco Cuesta dijo...

Disfrutamos con el reportaje y tus anotaciones

Asun dijo...

¡Qué bonito es Venecia!

La pena es la saturación de turistas que hay siempre.

Se ves que la pateasteis y la disfrutasteis.

Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

¿Dónde se habrá metido Pancho? Me preguntaba.

¡Qué pena si un día se la traga el agua! Habrá que verla antes de que eso suceda. De momento, vamos a ver tus fotos.

Besos

Gelu dijo...

Buenas tardes, pancho:

Me hacía la misma pregunta que mi paisana Abejita de la Vega.

Ayer me acordé de tí, mi nieta tiene las tomateras a tope; a ver si les hago una fotografía mañana.

Bonito viaje, y estupendo reportaje. ¿Te fijaste -tu foto 5-que en el puesto de las máscaras vendían sombrillas?.

Saludos.

Ele Bergón dijo...

La bella Venecia nunca la olvidaré. Los canales, los vaporetos, los palacios, sus casas, sus islas. ¡Me has hecho recordar mis dos viajes hasta ella!
Muy buen texto acorde con sus magnificas fotografías.

Un abrazo

Luz