domingo, 2 de enero de 2011

Planteamiento de un viaje disparatado



Portada y contraportada de la novela.


INQUIETUD EN EL PARAÍSO. OSCAR ESQUIVIAS

I - DANTE EN EL SALÓN ROJO

La foto de la Agencia Efe de la portada nos muestra que es invierno en Inquietud en el Paraíso. Un cura con sotana de las antiguas ofrece la mano para que una chica rubia la bese con una leve inclinación. Otra joven de sonrisa franca, con el abrigo abotonado hasta el cuello, se nos antoja el centro de las miradas como lo confirma la contraportada en un zoom de la primera, seleccionando y ampliando a la joven como si fuera una Dulcinea encontrada, ofreciendo la alegría que irradia su sonrisa a los lectores. Sin embargo, es el sombrero del cura y sus ropas lo que nos inclinan a pensar en bacias de barbero y las ropas estrafalarias de otro lector empedernido que en el ocaso de su tiempo se echó a los caminos para no dejar de intentar su sueño disparatado.

Una breve reseña del autor nos habla de que con veintiocho publica su primera novela. Ella y la mayoría de las siguientes seguidas de un paréntesis que da cuenta de los premios recibidos, entre los cuales destaca el Premio de la Crítica de CYL de 2005, por lo que debe significar para un autor el pasar el filtro de la excelencia de los lectores más entendidos. Todo ello con la tierna edad de Cristo.

Una dedicatoria para Care Santos y Rafael Eguílaz junto a una cita en italiano de Paradiso, Canto I, que dice en la castellana lengua:

(La gloria de quien mueve todo el mundo
El universo llena y resplandece
En unas partes más y en otras menos),

nos llevan directamente a Dante en El Salón Rojo.

Los hechos que se narran tienen lugar el trece de Julio de 1936 y ocurren en el Salón Rojo del Teatro Principal de Burgos. Es significativo que la novela eche a andar con el joven seminarista Rodrigo Gorostiza pidiendo perdón por salir del ensimismamiento que le ha producido la afirmación de don Cosme Herrera de que mientras el Paraíso y el Infierno representados en la Divina Comedia de Dante son ficción literaria, el Purgatorio es narración de la realidad vivida por Dante. Don Cosme se considera apto para repetir el viaje y guiarlo, a pesar de sus achaques. Termina la conferencia ante las fuerzas vivas de la ciudad pidiendo su colaboración y patrocinio.

En el ágape posterior se debate entre los asistentes las posturas a favor y en contra de la expedición. Dos flashbacks conceden protagonismo al joven seminarista Rodrigo Gorostiza con el fin de aclarar conceptos relacionados con su presencia en aquella sala. Observamos, con sorpresa no mal entendida, que tiene que ver con el hecho de ser el único ser humano que desde 1878 ha pedido prestado
de la biblioteca del seminario La Vida Nueva de Dante
El doctor Albiñana en Egipto y Méjico.
"Voy a hacer todo lo posible por repatriarle la sesera por el bien de España, la religión y las costumbres.
"

El personaje del doctor Jose María Albiñana aparece perfectamente trazado en la novela. Dibujado como un mamarracho radical salvapatrias, de la estirpe de los nacionalistas extremos que surgen de las situaciones de desesperación y apoyados por la ignorancia que ve en la demagogia de las ideologías excesivas la solución a sus conflictos.

María Cruz Ebro, una mujer gruesa con impertinentes y cierto aire de lechuza curiosona.

A pesar de que la acción ocurre en un teatro de Burgos y los personajes que intervienen sean reales de la época, la palabra Burgos tan sólo aparece de manera indirecta: dos veces para nombrar el Diario de Burgos y otra vez más, entre paréntesis, en la tarjeta de don Agustín Garrús, como si en las intenciones del autor subyaciera una idea de universalización del espacio. Si bien, es verdad que aparece la referencia de la Cabeza de Castilla en otras dos ocasiones.

Afirmar que la novela en este planteamiento de la misma está imbuida de ambiente quijotesco no es aventurar mucho. Los comienzos presentan características similares, comenzando por el personaje de don Cosme Herrera que pretende acometer una aventura desatinada influido por la lectura de Dante, que hace las veces de las novelas de caballería y siguiendo con Rodrigo Gorostiza, al tanto de todo y que se deja arrastrar por la determinación de don Cosme. Incluso el choque con la realidad de las sociedades en las que viven presenta similitudes evidentes. Ambas comparten, por lo tanto, la peculiaridad de tratarse de novelas de lectores, al menos en su planteamiento inicial.

13 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

¡Me ha gustado mucho tu opinión, enlazando esta primera parte con El Quijote! Yo también lo veo un poco así.
Como siempre las imágenes que consigues ¡fantásticas! Besotes, M.

Asun dijo...

Vaya, esta vez es MERCHE la que se me ha adelantado, yo también te iba a decir que me había gustado como asemejas los comienzos de la obra con el Quijote. Veo que no soy demasiado original. :-) :-)

Besos

Paco Cuesta dijo...

Aventura al estilo de Julio Verne.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Al menos tu comentario me ayuda a adelantarme un poco en la lectura...aún no tengo los libros...un abrazo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En efecto, esta trilogía es dantesco-cervantina. Excelente primera aportación tuya.

Aldabra dijo...

Una de las cosas que más me gustó de la novela (ya la he terminado) es el disparate que se respira en toda ella, pero que es un disparate quijotesco o de los hermanos marx, sobre todo en el despliegue final en la catedral; fue fantástico.
Aunque es verdad que la novela tiene unos tintes trágicos contados sin caer en el histrionismo.
Gracias por hacerme saber que el doctor Albiñana y la Sra. Ebro existieron en realidad.

Abejita de la Vega dijo...

A mí también me llama la atención la foto de la portada. El besamanos de ese cura y la sonrisa de la muchacha, le ponemos imaginación y...Ay, los curas en el inquieto Burgos del 36. Ay, os curas en el Burgos que prepara su 2016.
Dices muy bien lo que era Albiñana, tan mamarracho que muchos lectores pueden creer que no existió.

Hay universalización, aunque Burgos esté en todas las páginas, incluso se podría hacer un itinerario de "Inquietud...", algo parecido a lo que han hecho, en Valladolid, con el hereje de Delibes. La gestación de dos bandos irreconciliables se puede dar, y se ha dado, en todas partes. Y lo esperpénticos que pueden ser los extremismos...

Ayer estuve con el Quijote, hoy me pongo con Esquivias.

Sigamos al bueno de don Cosme, tan quijotesco...

Un abrazo

Gelu dijo...

Buenos días, pancho:

1.- ¡Qué fotografía de portada tan IMPRESIONANTE!. Por sí misma da para escribir un tomo, sólo con la mirada del cura.
2.- Creo que haré como el seminarista, Rodrigo Gorostiza, buscaré "La vida nueva" de Dante.
3.- No conocía a Care Santos, a pesar de haber vivido veinte años en su Ciudad. ¡Cuánta obra a pesar de su juventud!. Intentaré leer escritos suyos.
4.- Me pareció muy interesante la persona de Mª Cruz Ebro, cuando apareció en un blog burgalés en el mes de mayo. Me ha gustado la portada de este libro, con la "M" de Memorias, que es como la hacía mi abuela, y durante un tiempo la copié y la hice mía.
5.- Leeré la "Autobiografía" del Dr. Albiñana, y buscaré más documentación. Y si su muerte ocurrió como explica la Wikipedia, fue una salvajada de tal calibre que, borra todos sus posibles fallos, si únicamente fueron de ideas.

Saludos.

Myriam dijo...

Excelente tu entrada: ¡Qué comienzo!

Gracias y un abrazo

Ele Bergón dijo...

Voy por la pagina 178 del libro y me llama la atencion la portada de tu libro, el mio tiene otra, no solo por lo que tu apuntas tan sabiamente , sino tambien porque si la accion se desarrolla, al menos en lo que yo he leido hasta ahora, en el verano esten los personajes con ropas de invierno. Supongo que tendra su explicacion.

Me atrae su lectura, es lo menos que pido a un libro, y la siento con la accion contenida. Espero hacerla la critica cuando la termine.
Un abrazo

Luz

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Ahora ya que poseo los libros...me engancho a la aventura, me ayda mucho tu entrada...un abrazo

Antonio Aguilera dijo...

Es extraño que sea invierno en la portada, cuando el libro empieza con la conferencia de don Cosme el 13 de Julio. Se ve que el mes de Julio es muy recurrente (aunque aquí por desgracia fue dado por el alzamiento militar)don Quijote también sale por primera vez uno de los días más calurosos del mes de Julio. Los docentes iniciáis las vacaciones en Julio, seguro que más de uno tenéis una buena aventura en ese mes.

Curioso que Rodrigo sea el primero que coge la de biblioteca "La Vida Nueva" de Dante después de 58 años.
Leí otro libro, curiosamente, titulado igualmente "La vida nueva" del Nobel literario Orhan Pamuk, del que siento decir que fue un tostón del que me aburrí enormemente.

Tengo dudas si el fragemnto poético con el que contesta Rodrigo al inicio del libro cuando Albiñana le pregunta su nombre, pertenece a Dante o a la imaginación de Esquivias. Siendo los dos buenos creadores no me extraña que pueda ser de Esquivias.

Muy buena tu visión de la aventura al purgatorio comparada con las aventuras de don Quijote. Los dos personajes andan mal de la azotea.

Pancho, te haré caso en lo de quejarme menos, pero es que fastidia tener que ir siempre con prisas, hasta para ir al baño. ¡Si yo tuviera tiempo versificaría, como hiciera Neruda en el Canto General con América, el resto del mundo!! jajaja

Un abrazo Celes, y gracias por tus enseñanzas.

Cosmo dijo...

Cada vez que termine un capítulo pasaré por aquí para enriquecerlo con tantos datos,admiro tu aportación y la agradezco mucho.Besos