jueves, 27 de mayo de 2010

Un enigma, dos cartas y algunas normas para el buen gobierno de la ínsula


"lo que el señor don Quijote escribe a vuestra merced merece estar estampado y escrito con letras de oro"

1880-1883 - Barcelona-Montaner


DON QUIJOTE DE LA MANCHA. CAPÍTULO 2.51
Otras dos cartas vuelven a tomar protagonismo, en este caso se trata de un intercambio epistolar entre amo y criado. El autor recurre a la correspondencia entre DQ y S para ponernos al día sobre la convalecencia del hidalgo en el castillo que tras los dos ataques recibidos, se encuentra sumido en la vergüenza de las heridas producidas por un gato y los pellizcos de unas damas. Conocemos de su puño y letra que ya está cansado de “esta vida ociosa”, en contraste con la actividad frenética que S desarrolla en la ínsula, torbellino de trajín que no le deja tiempo de respirar ni de comer. Castillo, ínsula y aldea , localizaciones de distinto nivel de realidad, se traban entre sí a través de las cartas, emergiendo Teresa y Sanchica, que desde el capítulo anterior sabemos que comparten honores de estrellas protagonistas de la novela con DQ y S. De las misivas, conviene destacar el tono respetuoso, nivelador de diferencias de clase social, visible en sendas despedidas: “Tu amigo” de DQ y “Criado de vuestra merced” de S a pesar de su ascenso a gobernador. Antes de la lectura de cartas, S ya ha tenido tiempo de resolver un problema con intríngulis que le proponen y más tarde dispone un conjunto de medidas y normas conducentes al buen gobierno que aún se recuerdan en el lugar.


Tras la ronda por la ínsula que ocupó gran parte de la noche de S y allegados, llegó la mañana con los cuerpos destemplados. Alguno hubo que ni ojo pegó de tanto pensar en la doncella disfrazada , el mayordomo con trabajo extra debido a la hiperactividad que de S exigían los numerosos asuntos a resolver, diurnos y nocturnos.

"... de ordinario había cuatro jueces que juzgaban la ley que puso el dueño del río"

1947-Paris-Latines

Resignado ante la determinación que Pedro Recio imprime a sus resoluciones, a S no le queda más remedio que aceptar la frugalidad en las comidas como un beneficio para su entendimiento, algo que él maldice en su fuero interno tanto como al gobierno y a quien se lo propuso. Inmediatamente después se presenta un forastero que cuenta que hay unos jueces atascados en un caso intrincado, cuya solución tiene trampa. Al tratarse de un caso en que las razones de unos y otros no consiguen desnivelar el fiel de la balanza y la vida de una persona está en el alero, S recuerda los consejos primeros que recibió de DQ antes de la partida que le recomendaban misericordia en caso de duda: “pues siempre es alabado más el hacer bien que mal” y “denme de comer, y lluevan casos y dudas sobre mí, que yo las despabilaré en el aire”, - afirma S ya un poco harto de tanto sentirse observado y examinado - . El mayordomo, urdidor de la farsa, accede a saciarle el hambre, pues ya pensaba dar por concluida la burla esa misma noche.

"Cuando esperaba oír nuevas de tus descuidos e impertinencias, Sancho amigo, las oí de tus discreciones"
1989-Mainz-Krahenwinkel

S ordena que el secretario de Bilbao le lea una carta de su amo que un cartero acaba de traer. Entre otras cosas en ella se sorprende DQ de la humildad de S en su gobierno, le advierte que evite el exceso, pues puede ir contra la seriedad del cargo. Que vista decentemente, acorde con el oficio. Para ganarse la voluntad de su pueblo, debe actuar como criado y procurar buena intendencia. Pocas leyes, pero bien aplicadas para que se respeten. Le aconseja que escriba a sus señores con agradecimiento; “que la ingratitud es hija de la soberbia”. Sólo de pasada hace mención a los motivos de su indisposición, que pasan por el bochorno que para un caballero andante supone el gateamiento. Muestra su disposición a abandonar “esta vida ociosa en que estoy, pues no nací para ella.”

"llamando al secretario, se encerró con él en su estancia, y [...] quiso responder luego a su señor don Quijote"

1866-London-Warne
S responde a vuelta de correo quejándose de su trabajo full time, que no le deja tiempo ni para comer; añora el hambre que pasaron por los caminos. De los espías asesinos que le advertía el duque, sólo ha descubierto un doctor, natural de Tirteafuera y obsesionado con la dieta , que le habla de una medicina preventiva que él no entiende. No le ha cogido el pulso a eso que la gente habla del cohecho de los gobernantes, no ha tenido tiempo. Sin embargo, sí lo ha tenido para echarle el ojo a un joven para yerno. Se muestra dispuesto a hacer lo posible para ordenar la actividad de los mercados, que no haya abusos. Le pide a su amo que no busque trifulcas con los duques, teme que reviertan en él como venganza. No ha encontrado nada apropiado que mandarle, como no sea unos “cañutos de jeringas”, todo se andará con el tiempo. Por fin le ruega que pague los portes si Teresa le escribe.



"el que lo aguase o le mudase el nombre, perdiese la vida por ello"

1926-1927 - Paris - Cotinaud

Mientras S emplea la tarde en redactar unas ordenanzas para el buen gobierno, entre las que destaca por su dureza la pena de muerte para quien agüe el vino, la camarilla que le rodea decide en contubernio despacharle del gobierno. El cómo es algo que iremos descubriendo más tarde.


Libre visión del autor francés de Sancho dictando leyes.
1938-Paris-Secretaire
Este comentario pertenece al grupo de lectura del Quijote que coordina y dirige desde La Acequia el profesor D. Pedro Ojeda Escudero.

14 comentarios:

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Que buena la última imagen... es duro ... si esto fuera cierto... imaginemos lo que quiere transmitir Cervantes... los usos y abusos del poderoso... y en todos estos capítulos, lo hace de una forma atroz... un abrazo

Merche Pallarés dijo...

El grabado de Krahenwinkel me ha sobresaltado porque la cara superpuesta a Quijo parece ¡Berlusconi! Al igual que a TUCCI el último dibujo me ha hecho mucha gracia. Besotes, M.

Cornelivs dijo...

Estupendo comentario e igualmente, estupendas las imagenes, Pancho.

Un abrazo y feliz fin de semana.

Paco Cuesta dijo...

Ambos están cansados, uno de holgar, otro de trabajar y no comer. El habitat no es el suyo, si no les echan (algo se está cociendo) se plantearán el abandono. Esperemos.

Asun dijo...

jajajaja, tiene razón MERCHE, esa cara superpuesta parece Berlusconi. Estará aprendiendo a administrar justicia de Sancho.
A mí también me ha llamado la atención ese acercamiento de DQ a S. cuando en la carta se despide como "Tu amigo".
Esperaremos a que termine el gobierno de la ínsula para verlos juntos de nuevo.

Abrazos

pancho dijo...

Tucci: Se deja entrever que las medidas de Sancho corresponden con la visión que Cervantes tenía de la situación del momento. La severidad propuesta por Sancho con los que agüen el vino da que pensar. Seguramente era actividad común de los vinateros echarle agua hasta que claree.

Merche: Berlusconi "escalabrao" tiene mucha semejanza con DQ escondido para no dejarse ver las heridas de la cara. De acuerdo contigo y Asun, la semejanza es grande. Cuando el autor lo dibujó ya tenía il Commendatore millas andadas.

Cornelius: buen fin de semana también para ti.

Paco: El planteamiento de Cervantes es irónico hasta en esto: deja la hiperactividad para Sancho y la holganza para el Caballero Andante.

Asun: El respeto es mutuo hasta nivelarse, tratarse de igual a igual.

Un abrazo a todos y gracias por vuestro comentario y visita.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Excelente perspectiva la de tu análisis, porque todo se explica desde esas cartas.
Es curiosa la última ilustración y la visión que del pobre Sancho tenía el ilustrador francés. Se nota que no había leído la novela...

Antonio Aguilera dijo...

El intercambio epistolar, como bien dices, nos ponen al día del trascurrir de acontecimientos: don Quijote, maltratado el pobre, conveleciente de los arañazos y del mordisco que el gato le asestó en la nariz (duele pensarlo), y los posteriores pellizcos.

Se queja el hidalgo de la vida ociosa que lleva, pues claro, allí no puede socorrer viudas ni enderezar entuertos. En cambio Sancho no está ocioso, trabaja a destajo con tanto pleito que le presentan; pero su pobre estómago le pide a gritos que dimita del cargo: y seguro que le hace caso al estómago.

finalmente me llama la atención, y tú lo resaltas, que pida la pena de muerte para los que aguan el vino: el vino se tendría en grandísima estima, y estarían cansados de que lo "bautizaran", es lógico; viejas costumbres, aunque yo las conocí de chico.

Estoy ahora algo flojillo con El Quijote, el currelo no me deja mucho tiempo: pero aquí seguiré al pie del cañón.
¿Sembraste este año, los tomates??.
Por aquí ya se plantaron.

Un abrazo

pancho dijo...

Pedro: En general,este ilustrador francés dibuja al dictado de los tópicos que sobre los españoles circulan por Europa.

Aguilera: La picaresca española debe mucho a echarle agua al vino o a la leche, hasta que claree. Ahora el asunto es más difícil por los controles.
Esta misma mañana estuve plantando tomates. Seguro que por ahí ya tienen hasta flores. Hasta ahora no han crecido los semilleros, muy retrasados. Algunos ya puse hace un par de semanas o tres.

Un abrazo y gracias por vuestra visita y comentario.

Abejita de la Vega dijo...

A mí me llamó la atención lo de la pena de muerte para los que aguan el vino, cómo se las gastaban entonces.
Es muy significativo el que Don Quijote firme como buen amigo, mientras Sancho sea el criado de vuestra merced. DQ se atreve pero Sancho, no...
Esos ilustradores gabachos tenían una visión muy particular de lo que pasa en el Quijote.

Un abrazo

Myriam dijo...

jajaja Buenísimas las ilustracioens... y la última bastante ridícula jajajaja. Abrazo.

pancho dijo...

Abejita: Severidad extrema con los que agüen el vino. Si Sancho fuera actual, lucharía contra el fraude con fuerza.
Me gusta cómo le das la vuelta DQ se rebaja a la condición de villano, pero Sancho no se atreve a tratar a su amo de igual a igual.

Los franceses siempre nos ven raros.

Myr: La última no se adapta en nada al brillante desempeño de Sancho en la ínsula.

Un abrazo a ambas.

Cosmo dijo...

Da gusto leer estos resúmenes tuyos y ver esta presentación tan personal,si lo imprimes y lo encuadernas sería un estupendo libro para seguir los pasos del Quijote y compañía.Abrazos

pancho dijo...

Cosmo: A mí me gustan los tuyos; sueles dar en el clavo de lo más relevante. Si estos resúmenes tienen algún valor deben de pasar por la visión personal del relato. Respecto a lo segundo, creo que el tiempo del papel ya pasó a mejor vida. En la red la posibilidad de diseminación es infinitamente superior.
Gracias por tus palabras tan amables.