sábado, 25 de julio de 2009

Negociación,ruptura y acuerdo

En la C/Cervantes, un joven escritor


Contrastes y connotaciones

CAPÍTULO 2.7



Cuando el ama ve cómo DQ recibe a S, tan efusivo, toma su manto y se dirige a casa del Bachiller, Sansón, a darle cuenta de sus temores con la esperanza de que él pueda convencerle de la inutilidad de una nueva salida, habida cuenta de que las anteriores se lo habían devuelto de mala manera: terciado a lomos del burro y enjaulado en una carreta tirada por bueyes.

El Bachiller le recomienda la vuelta a casa, que le espere con el almuerzo listo y que le vaya rezando a Santa Apolonia, en espera de maravillas. Aunque su especialidad sean las muelas, se pueden aplicar los posibles beneficios a otras dolencias, si poco, o nada, se puede hacer con relación a la principal, por carencia de elementos.

No se olvida C de recordarnos que él sólo está contando una historia narrada con anterioridad, al contarnos la conversación que sucede entre el escudero y su amo.

S le reprocha al corrector de voquibles que le siga enmendando sus expresiones. DQ responde con una firmeza que desconcierta a S, que se pensaba imprescindible en su labor de escudero para su amo, provocando que "se le anuble el cielo y se le caigan las alas del corazón", cuando S le propone que le ajuste un jornal, sin desechar la posibilidad de cobrar en especie el gobierno de la ínsula que le tiene prometido. Luego harán cuentas. Vamos; estar en misa y tocar las campanas es lo que pretende S.

Sansón entra en escena con su socarronería y saco de halagos para DQ que lo terminan de trastornar. Llega a ofrecerse de escudero, en un claro acto de deslealtad, rompiendo la fuerza que trataba de hacer S con su amo, presionado por su señora, Teresa: que "no hay mazo que tanto apriete los aros de una cuba como ella aprieta a que se haga lo que quiere".

De esta forma planteada la situación, no le queda a S sino ceder en la negociación con su amo, en otra muestra más de manejo de la novela de C, a la hora de resolver situaciones conflictivas. En esta ocasión introduce la intervención de un Sansón, esquirol, como pieza clave en la resolución del conflicto colectivo que parecía enquistarse.

Una vez firmado el acuerdo entre los dos protagonistas, Sansón ( algo que ha tramado con el cura y el barbero, sabremos más tarde) se ofrece para hacerle llegar a DQ una celada herrumbrosa que guarda un amigo.

Tanto DQ como S, tuvieron que dedicarse los tres días siguientes a apagar los fuegos domésticos con sus damas respectivas. Al tercer día, a la luz de los faroles, bien arreadas las caballerías y acompañados de Sansón, al que poco le debía agradar dormir al raso, pues pronto da la vuelta, se dirigen al Toboso.

¡Qué alegría, he conseguido resumir el capítulo en un folio!
Este comentario pertenece al grupo de lectura del Quijote que coordina y dirige desde La Acequia el profesor D Pedro Ojeda Escudero y ya ha sido publicado en la misma.


8 comentarios:

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Un refresco de cola hubiesee necesitado sancho y quijote...en esa época,,,, ya veo que encontraste ciber donde quijotear... un saludo y seguimos

Jan Puerta dijo...

En ocasiones la estética es complementaria. En otras... pues como que no.
Pero lo cierto es que cierta bebida aparece hasta en la sopa.
Afortunadamente, Cervantes y su obra no se quedan atrás.
Excelente capitulo para ir haciendo boca de la partida que por fin se produce después de siete capítulos.
Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

¡Estupendo resumen! (Cada vez te quedan más concisos ¡qué suerte!) Las fotos, simpáticas pero, como dice JAN ¡tenía que haber un anuncio de Coca-cola! Too much! Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Excelente lectura. Y me gusta cómo has resumido esos tres días, porque es cierto: ambos protagonistas deben resolver problemas domésticos para salir al mundo. Pero salieron. Y lo disfrutaremos juntos. Las fotos, oportunas: la segunda, un acierto.

Abejita de la Vega dijo...

¡Yo también admiro tu concisión!
Ha entrado todo y era bastante.
Me gusta lo de Sansón esquirol y lo de apagar los fuegos domésticos.
Feliz verano

Antonio Aguilera dijo...

Permiso previo de nuestras damas necesitamos para todo.
Aunque don Quijote y Sancho han salido de todas formas, sin permiso de ellas; y dejàndolas con un berrinche colosal.

El ama, pobre inocentilla, se mete de cabeza en la boca del lobo: casa del desvergonzado Bachiller.

Quizàs el ama anduviese algo enamoradilla de su señor, si no a què esas carreras y desesperos.
El maestro Ojeda me ha apuntado que posiblemente la sobrina, no sea tal sobrina, y que.....
Dejemos la imaginaci`on volar.

Felices vacaciones amigo.

PD.
Los tomates estaràn ya achicharraos, otra vez serà jajaja

Myr dijo...

Hola PANCHO, me sumo a lo que te dice MERCHE! Felicitaciones!

Y sobre la publicidad de COca-Cola, creo que fué estratégimanete colocada ahí porque los ejecutivos de mercadeo consultaron a una adivina, que miró una bola de cristal y les vaticinó que un día no muy lejano, Un profe de la Universidad de Burgos iba a lanzar a esta locura colectiva y unos cuantos locos íbamos a responder a su llamado!

Y que por lo tanto, sería oportuno pasar a la Historia como el mejor refresco que DQ y Sancho tomaban en sus andanzas! Y que por ello, convendría estampar la cerámica publicitaria cerca de la del autor del libro ya que estos locos harían un archivo quijotesco.

Es más, estoy segura de que arqueólogos del futuro, van a dedicar enormes horas de investigación, estudio y discusión para decidir cual era la relación que Cervantes tenía con la Coca-cola. ¿Era su inventor?
¿era su comerciante? ¿la usó como tinta para escribir sus obras? ¿o la usó como líquido anti-sarro para preservar su magnífica dentadura?

Besos

pancho dijo...

Tucci: Un ciber regentado por ciudadanos que practican el Islam, sin procesador instalado, una odisea subir un texto.
Jan: Cervantes aparece hasta en la sopa, como la coca cola, pero hay pocos que tengan el sosiego necesario para leer su producción.

Merche: Para mí es difícil intentar condensar en un folio todos los aspectos que anoto en la libreta de cada capítulo. Te has quijotizado hasta el extremo de no dejar nada sin comentar. Con lo denso que es este Cervantes la extensión se dispara sin darte cuenta.

Pedro: Las fotos son de Moncofa pueblo de Castellón. Me llamó la atención la riqueza lingüística de este país (carrer). Las placas antiguas con denominación de calle todavía estaban allí.

Abejita: Algo habrá que ir aprendiendo después de tantas semanas leyendo vuestros estupendos comentarios. Seguro que alguna influencia tuya hay.

Aguilera: De acuerdo contigo: estamos a sus órdenes. No sé yo si DQ estaba ya para muchos trotes amatorios.
Los tomates los he encontrado muy crecidos. Todavía no han madurado. Ayer estuve atándolos, estaban por los suelos. Les deje el riego por goteo programado con unos relojes. Nunca es lo mismo, pero al menos se mantienen. Ya sabes que la huerta requiere cuidados constantes. La playa no parece ser compatible con los tomates propios. Peor lo pasaron los tiestos. Alguno pasó a mejor vida.

Myr: Extraordinaria reflexión publicidad-Quijote. También creo que no pudieron tener mejor acuerdo al poner el icono de la coca cola tan cerca del nombre de la calle.
Gracias aplicables a vuestros amables y profundos comentarios y visitas. Sois muy amables al visitar este humilde portalín y dejar huella.